PURPLE WEEKEND 2021

-DOTORE, DOTORE, DOTORE…!

-Dotore, dormido…

Así empezó el viaje. Nada podía malir sal.

Nos juntamos todos en Gasteiz, pillamos algunas cervezas y pusimos rumbo a León.

Un viaje encantador, espectacular, fascinante… hasta que hicimos la primera parada en una estación de servicio. Después de seguir nuestras costumbres de los viajes (hacernos con todo lo que podíamos), podíamos seguir bien el viaje.

Llegamos a Leon con ganas de bailar, el ritmo ya estaba dentro nuestro. Gracias a la referencia del pollo encotramos el hostal, que hubiésemos hecho sin ti, querido vecino. Nos pusimos DOTORES y a la calle. Era sábado y había ambiente en el centro y en el barrio Humedo. Mientras dábamos el paseíllo nos cruzamos con varias parcas verdes, no faltaban los zapatos y los parches de The Who. Tras encontrarnos con las diferentes cuadrillas que se disponían a acudir al festival, empezamos a tener claro algo que sospechábamos, íbamos a ser los más jóvenes del Purple Weekend.

Nuestra querida referencia al llegar.

Después de hartarnos a comer cecina, croquetas y demás platos típicos, llegó el momento de tomar unas copas. En el preciso momento que empezamos a calentar el ambiente, Frasko Txiki recibió una llamada, su rostro cambió completamente y no tenía nada que ver con las sustancias que había tomado. Recibimos una noticia que parecía una pesadilla, nadie sabía por qué, pero los Spitfires no iban a tocar, el concierto estaba programado para el día siguiente. Nos gusta el ambiente mod, como no podía ser de otra manera, pero la razón por la que nos fuimos hasta allí no era otra que ver a este grupo tan querido para nosotros, iba a ser la primera vez de todos.

Pre Purple Weekend.

Al principio no nos lo podíamos creer, en nuestro interior quedaba esa pequeña esperanza, y lo primero que hicimos nada más llegar al Palacio de Congresos, después de pedir una cerveza, claro, fue preguntar por ellos. Respuesta afirmativa, no iban a tocar, dicen que tuvieron un accidente de tráfico. Menos de una semana después anunciaron su disolución, habéis oído bien, The Spitfires se retiran y nuestra única oportunidad de verles será en Londres, en su concierto de despedida de febrero.

¿Qué podíamos hacer? Ya estábamos allí, no había vuelta atrás, pues nos agarramos una increíble. Que facilidad tenemos para hacer frente a problemas jajaja. Compartimos buenas historias y cervezas con los Lokal Bubbles (nuestros amigos de Bizkaia).

Terminaron los conciertos, empezaron los DJs y sin darnos cuenta, después de escuchar buen soul y revival mod, llegó la hora de irse a casa, pero no nos podíamos retirar sin antes asustar un poco al personal allí presente. Terror tour, sí, Terror tour.

SEGUNDO DÍA: MIEDO Y ASCO EN LEÓN

Sin dormir demasiado, el señor Roka, Frasko y yo ya estabamos en pie al día siguiente. El desayuno fue un marianito acompañado de una tapa de oreja, ¿Conocéis mejor modo? Estábamos otra vez en el juego.

Tapa Leonesa.

Todavía no sabemos bien por qué, pero los tipos de la seguridad, el segundo día, nos mandaron estar más tranquilos, ¿Qué habíamos hecho?

El día anterior ni nos fijamos en los puestos del festival por lo que al entrar estuvimos mirando discos. Una edición especial de The Jam para mí y el disco de Sleaford Mods para Lamenot. Junto a esto había un puesto con la nueva colección de Fred Perry, solo la miramos por encima, no era el mejor momento para irse de compras, la verdad.

Nueva coleccion de Fred Perry en el Purple Weekend.

El festival siguió adelante, al menos yo no recuerdo a ningún grupo, pero había alguno que sonaba bien.

Hartos del ambiente de puretas, nos despedimos del festival Purple Weekend 2021, en esta ocasión no vimos a los DJs. Pero la noche no había terminado, ni mucho menos. Llegó el momento de conocer la noche Leónesa. Al principio en busca de pubs con ambiente Frasko Txiki, Roka Sakatu Gatua y yo teniamos ganas de bailar. Había vascos por todas partes, y hasta conocimos a dos jóvenes rarisimos que pertenecían a la familia de los Charlines, o eso decían…parecía que me estaban siguiendo todo el rato.

Poco a poco fuimos perdiendo miembros y los últimos en pie fuimos Roka y yo. Dicen que estuvimos en la misma discoteca al final, pero cada uno por su cuenta. Menos mal que no había after en León, o al menos que no lo encontré. Llegó la hora de volver al hostal, una vuelta triste, dando asco, además Amaia tuvo que abrirme la puerta porque no tenía llave. Sólo León sabe lo que pasó esa noche.

Algo que tenemos claro es que no volveremos a Purple Weekend, esos viejos mod no tienen marcha. Eso sí, para ir a otros festivales hemos sacado un equipo increíble, ¡Equipo titular! Como bien dijo mi amigo: «No se nos puede sacar de casa», pero yo le diré algo: «Ni heridos, ni detenidos, con eso me basta».

Una foto decente.

Os dejamos con este tema de The Spitfires. Gracias por vuestra musica, lads!

The Spitfires.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *